El Bosque de la Comunión pretende conectar, equipar e inspirar a diócesis, parroquias e individuos de toda la Comunión Anglicana mundial para plantar y cultivar árboles y conservar, proteger y restaurar ecosistemas. Muchas de las historias que compartimos tratan de nuevas actividades. Pero, ¿qué aspecto tendrán estos nuevos árboles y bosques dentro de diez años?

La respuesta es: ¡fabulosos! Dentro de diez años, los árboles autóctonos que vayan madurando podrían ser un refugio floreciente para la biodiversidad, como descubrió Elizabeth Perry, Directora de Programas de la Alianza Anglicana, en un reciente viaje a las Islas Salomón.

Elizabeth se encontraba en las Islas Salomón para impartir nuevos cursos de Agentes de Cambio. Durante su estancia, visitó la comunidad franciscana anglicana de Hautabu, donde, hace diez años, el Hermano Lent SSF reforestó un terreno de 1 acre como resultado de su participación en el curso.

En este vídeo, el Hermano Lent habla de su proyecto de reforestación, ahora un bosque maduro, que se ha convertido en el hogar de 600 árboles autóctonos y muchas especies animales. También habla de la gran necesidad de reforestación a raíz de la tala que ha tenido lugar en las Salomón en los últimos años y de sus esperanzas de establecer un movimiento anglicano verde dentro de la Iglesia Anglicana de Melanesia.

Disculpas, el vídeo sólo está disponible en inglés.