La canóniga Nikki Arthy, canóniga de la catedral de Gloucester, y su marido, el Dr. Giles Field, han regresado recientemente a Eswatini, en el sur de África, donde vivieron y trabajaron hace treinta años. Allí plantaron cuatro árboles de mango como parte del Bosque de la Comunión, para marcar hitos y personas importantes en sus vidas y como signo de su compromiso con el cuidado de la creación.

Mncedisi Masuku, anglicano verde y responsable de proyectos en la diócesis de Eswatini, escribió la historia completa, que también puede consultarse aquí.

La canóniga Nikki Arthy y su marido, el Dr. Giles Field, recorrieron recientemente miles de kilómetros desde el Reino Unido hasta el Reino de Eswatini, en el sur de África. La canóniga Nikki disfrutaba de un año sabático como rectora de Gloucester City Centre y canóniga de la catedral de Gloucester. Ella y el Dr. Giles vivieron y trabajaron en Eswatini hace 30 años, donde comenzó su compromiso con el medio ambiente.

La diócesis de Eswatini acogió a Nikki y Giles y les llevó a visitar algunos de sus proyectos medioambientales. Estuvieron encantados de conocer al obispo Dalcy Dlamini y recorrer con él algunos de los proyectos, junto con su equipo de anglicanos verdes que son los responsables de los proyectos. Tuvimos el placer de mostrarles el Proyecto Caprino, el Proyecto Forestal, el Proyecto de Explotación Porcina y el Proyecto del Bosque de la Comunión.

Durante su estancia en Eswatini, Giles y Nikki respondieron a la llamada de ser buenos administradores de la creación plantando árboles para compensar el carbono emitido en sus viajes. El árbol de Nikki marca su año sabático y el de Giles su jubilación. Se plantaron otros dos árboles para sus hijos, Joshua Sizwe y Dominic Sipho, lo que hace un total de cuatro árboles de mango plantados como parte del Proyecto del Bosque de la Comunión en celebración de la madre tierra.

Estamos muy impresionados por la energía como anglicanos verdes de los responsables del proyecto, Mncedisi Masuku y Thuli Encongwane», escribe la canóniga Nikki. Agradecemos al obispo Dalcy y a su equipo su calurosa bienvenida a Eswatini y que sigan inspirándonos en nuestro compromiso conjunto con el medio ambiente».

La diócesis de Eswatini cultivará y cuidará los árboles. Mientras tanto, Nikki y Giles animarán a sus amigos y familiares a apoyar tanto el Proyecto del Bosque de la Comunión como el Proyecto de las Cabras donando un árbol y/o una cabra cuando celebren días especiales como cumpleaños, aniversarios, graduaciones, bodas u ordenaciones. Si otras personas desean donar un árbol o una cabra, pónganse en contacto con Mncedisi Masuku por correo electrónico mncedisimasuku@gmail.com.

Crédito de la foto: Diócesis de Eswatini